6/4/16

El estilo de Diana de Gales


Lady Di, Diana de Gales o, como la conocían de soltera, Diana Frances Spencer fue la esposa del príncipe Carlos de Inglaterra en el año 81, fue en ese momento cuando su atuendo tuvo que ser más recado que nunca. Pese a que siempre fue una mujer con un gran estilo personal, no fue hasta que su marido confesó por televisión su affaire con Camila Parker (su actual esposa), cuando Diana mostró su verdadero estilo a los medios (año 1994).


Esa misma noche acudió a un evento de la revista Vanity Fair en Londres, para el cual eligió un vestido de Christina Stambolian en seda negra, el cual dejaba al descubierto sus hombros y silueteaba su esbelta figura. Este vestido fue comprado 3 años antes, pero estuvo escondido en el fondo del armario por considerarse "demasiado sexy". El día siguiente al evento, Diana aparecía en las portadas de la prensa inglesa, la cual bautizó su atuendo como "el vestido de la venganza", una demostración de lo que se perdía el futuro monarca, al preferir a una señora de 40 que a una mucho más joven.

Posiblemente si Diana de Gales hubiese vivido un matrimonio feliz con su marido Carlos de Inglaterra, nunca la hubiésemos conocido como un icono de estilo. Son muchos los medios que aseguran que el cambio real de Diana comenzó tras el nacimiento de su primer hijo, cuando comenzó a llegar a sus oídos los rumores de infidelidad de su marido. Fue en esos momentos cuando Lady Di empezó a confiar en la modista británica Catherine Walker como su asesora y diseñadora personal.

Sobre estas líneas, unos estilismos que podrían pasar por un street style de esta misma temporada.

En el año 1985 Lady Di viajó a EEUU y, en ese viaje, le comentó a la que entonces era primera dama, Nancy Reagan, que uno de sus mayores sueños era conocer a John Travolta y una noche de recepción en la casa blanca, tuvo la oportunidad de bailar con el actor durante media hora. El vestido que usó para el evento es mundialmente conocido, firmado por Victor Edelstein.

Uno de los primeros guiños de Diana a la elegancia que convertiría en su sello personal fue este espectacular vestido-joya de color blanco, con escote asimétrico, que combinó con zapatos (tipo stiletto) y clutch en plata. 

Espaldas descubiertas, tachuelas y total looks con perlas en 3D, ¿de verdad sería raro encontrarlos en un look captado en cualquier semana de la moda?